Recetas·Sin categoría

Crema de Calabaza especial Halloween

005-1

En mi tierra, Galicia, somos un poco raritos… Y no nos da la gana de celebrar Halloween, así que nosotros vamos por libre y festejamos el Samaín! Sí, sí como estáis leyendo! Pero no penséis que estamos lokos y nos inventamos una fiesta para llevarle la contraria a los americanos eh! Nooo!!! A ver si voy a montar aquí una guerra y se me van a enfadar… 😛
Esto tiene su leyenda… o que creéis??

La noche del 31 de Octubre comenzaba el año nuevo celta, marcando la transición del otoño al invierno. Durante la noche del 31 de octubre los druidas (la casta sacerdotal de los celtas) recogían las bayas de acebo de los troncos de encinas y robles, con una hoz de oro. Acto seguido depositaban esas bayas en un cubo o las tiraban a un manto blanco que sostenía otro druida en el suelo. Después, esas bayas tan especiales, tendrían indudables poderes curativos para el pueblo, y para sus elaboraciones “mágicas”.
Unos días antes del año nuevo, tenían lugar innumerables sacrificios animales. Además de tener un carácter religioso. Tenemos que tener en cuenta una cosa, que se acercaba el invierno y habia que empezar a almacenar para hacer frente a los duros meses que venían por delante.
Estos sacrificios de animales, se hacían con el objetivo de aprovisionarse de carne y de piel para el frio. Era su peculiar “matanza”.
Esa noche está relacionada muy directamente con el mundo de los muertos.
Pues bien, esta creencia estaba muy arraigada en el pueblo celta. Ellos creían que esa noche, una “puerta” se abría, y el mundo de los vivos quedaba en comunicación con el de los muertos, por lo menos por unas horas. Durante este período no se podía salir del pueblo, pues esta noche, las ánimas de los finados vuelven a visitar sus familias y sus viejas casas para calentarse al calor del fuego y comer de los alimentos que con cariño les tenían preparados los parientes.
Durante esas horas, se podía tocar, palpar y hasta se podía traspasar al mundo de los muertos.
Por eso en todo el pueblo había hogueras. Estas, no se encendían con la intención de asustar a los malos espíritus, ni nada de eso, sino que se encendían para poder guiar a los muertos en la oscuridad de la noche, para que encontrara a sus parientes y sus hogares, y se pudieran calentar con el calor del fuego del hogar.
Como apunte final a esta fiesta celta, hay que mencionar una curiosa tradición: los
celtas, esas noches, amontonaban las calaveras de sus muertos (y también de sus enemigos)y las pintaban.
Esta tradición tuvo repercusiones en nuestra cultura, ya que en los cruces de los caminos se amontonaban piedras, (llamados Milladoiros) ya que se tenía por costumbre depositar una piedra y pedir un deseo.
Existe un Milladoiro en el camino se Santiago que es famoso porque tiene una gran cruz de hierro. El hecho de depositar allí una piedra es señal de que no tendrás mala suerte durante lo que queda de camino, por eso los peregrinos suelen llevar una piedra desde su lugar de origen hasta llegar a este Milladoiro.

022

Dicho esto… vamos con la receta!!!

En esta ocasión le copié la crema de calabaza a la web El Aderezo. Es uno de esos blogs que me encantan, y que tengo en favoritos en mi ordenador porque ponen unas recetas y unas fotos que son la caña! Cuando vi esta cremita de calabaza, sabía que tenía que hacerla más rápido que corriendo! Y el Samaín es una fecha perfecta no??

Yo adapté un poco la receta ( Ingredientes para unas cuatro personas):

-1 calabaza de 500grm más o menos.
-4 zanahorias bien hermosas.
-1 puerro (la parte blanca)
-2 patatas
-100ml de nata.
-Aceite de oliva.
-Sal

Cortamos todas las verduras, limpitas eh! y las echamos en una olla cortaditas en trozos. Llenamos la olla de agua hasta cubrirlas.
Le añadimos un chorrito de aceite de oliva y sal al gusto.
Tapamos la olla y las dejamos cocer a fuego muy lento unos 45/50 min. En olla rápida pues menos tiempo, pero a mi esas ollas me dan mucho yuyu!! jajajaa
Comprobamos como va de agua cuando las verduras estén cocidas. Si tuviera mucha se le quita un poquito, para que en el momento de pasarla por la batidora no nos quede muy liquida la crema. Siempre es mejor quedarse corto porque luego puedes corregir.
Añadimos la nata, y batimos con la batidora, le añadiremos otro chorrito de aceite de oliva. Y probaremos como está de sal por si hay que rectificar.
La servimos bien calentita! Y está deliciosa.!!!

029

 

 

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s